La ley de los promedios

LA LEY DE LOS PROMEDIOS

En la aplicación de la ley de promedios en el campo de la venta, es absolutamente necesario determinar el resultado que usted desea. La ley de promedios no sabe el objetivo que usted desea hasta que se toma la decisión. Una vez que se alcance una decisión, la ley entra en la operación de satisfacerla. El número de veces que usted expone una idea sobre un producto o el servicio es el número que determina que tan frecuente  la exposición de esa idea le recompensará.

La mayoría de la gente vende su trabajo sobre una base de comisión o por un sueldo. Si usted trabaja sobre una base de comisión, ponga un valor de efectivo definido en cada llamada. Si usted trabaja por un sueldo, ponga una estimación definida del número de llamadas que usted desea hacer para llevar una venta a cabo. Guarde un expediente y mire la ley de promedios funcionar.

En mi propia experiencia, he puesto siempre un valor de $2.00 en cada llamada telefónica . Por lo tanto, si hago 50 llamadas telefónicas en un día, sé que he ganado $100.00.

Usted puede preguntar, “la ley de promedios trabaja con extraños? ¿“El sol conoce a extraños? La ley de promedios no conoce a ningún extraño, y una vez que está en funcionamiento trabaja como un imán. Atrae y dibuja a él la cosa que usted desea. Recuerde la “parábola del Sembrador, confía siempre en la buena semilla”. El valor y la ventaja del producto, o el servicio, y qué significan para el prospecto, es la semilla que usted siembra.

Para exponer las ideas construya un plan de ventas y transmítalas con  fe absoluta y  certeza a un número dado de prospectos y eso  pone la ley de promedios en operación. ¿Son las reacciones a las ideas predecibles? Sí, no hay nada más seguro y  predicible que la reacción que usted conseguirá de un número dado de gente cuando usted le presenta cierta idea definida. Una acción positiva consigue siempre una reacción. Esta reacción será favorable o desfavorable. Si es favorable, usted actúa sobre él rápidamente. Si es desfavorable, usted se olvida de él y va inmediatamente por otro.

¿Usted desea mejorar su actual ocupación? Aplique la ley de promedios y puede ser una ventaja definitiva para atraer a su alrededor cualquiera de las situaciones enunciadas. ¿Cómo puede esto ser logrado? Formule las ideas sobre lo que usted desee lograr. Comience a aplicar estas ideas. Persista  intentando. Convénzase de que la ley de promedios está trabajando con usted y a través  del proceso de  eliminación le está ayudando a alcanzar su meta. Por lo tanto, por la persistencia, sus esfuerzos serán coronados con el logro, y lo que usted está buscando se manifestará automáticamente en su experiencia.

En la aplicación de la ley de promedios, esfuércese para ser paciente. Sacudirá las ramas de un manzano con una manzana verde sobre ella, y nada sucederá. Sacudirá las ramas cuando la manzana está madura y la manzana entonces si caerá.

Also remember the grain–“first the blade, then the ear, and then the full grain in the ear.”

“La ley de promedios no puede ser forzada, por cohecho, o acelerada. Cuando se reúnen los requisitos, funciona con precisión. Nada puede forzarla a actuar, y nada puede evitar que actúe.

La ley de promedios le remunerará en proporción con el valor que usted mismo le ha puesto. Si usted exige poco, paga poco. Si usted exige mucho y fija una meta de real mérito, alcanzará  siempre su estándar. El viejo refrán dice, “porqué  poner una montaña de trabajo, para que apenas produzca un ratón?”

Recuerde el viejo poema de Jesse B. Rittenhouse de la “puerta de sueños” que dice:

Le regateé a la Vida un penique

Y la Vida no me dio más

Por mucho que le imploré a la noche

cuando contaba mis escasos bienes.

Porque la Vida es como un amo justo

Que te dá lo que le pides,

Pero cuando has fijado el precio, debes aguantar la faena.

Trabajé por un salario de jornalero,

Sólo para descubrir perplejo,

Que cualquier paga que hubiera pedido a la Vida

Ésta me la hubiese pagado de buen grado

(esta joyita también figura en Piense y hágase rico de Napoleon Hill, lo recordé, lo busqué y lo transcribí)

Diga a la ley de promedios lo que usted desea. Pídalo, búsquelo, y exíjalo de una manera humilde y sincera–entonces péguese a esa demanda con fe, con persistencia y  determinación hasta que usted ha alcanzado su objetivo. Una cadena de ideas pone en operación la ley de promedios que trae los resultados.  Una idea puesta como una impresión comienza una a acelerar el  proceso de otras ideas, de formar una cadena de influencia, y con la ley de promedios la idea trae eventual éxito.

En la aplicación de la ley de promedios, recuerde que usted no tiene ningún control sobre sus recompensas o la fuente de quienes las recompensas vienen. La recompensa viene de las fuentes más insospechadas y de la manera más inesperada. Como vendedor usted puede sentirse todo radiante pensando que es una venta segura. En la superficie el prospecto no podía fallar. ¿Qué sucede? El prospecto no compra. ¿Por qué? Porque él es humano. La ley de promedios, por otra parte, no puede fallar, y aquel que usted pensó como posible “sospechoso, de comprar” se torna en una venta genuina. Este principio se aplica también a los que busquen un trabajo, un sueldo más grande o una mejora en la ocupación. La recompensa viene de la fuente que usted esperaba como menos posible.

La ley de promedios no es una ley humana, es decir hecha por el hombre. No puede ser cambiada,  alterada o ser enmendada. Ningún acto de chicaneo, ningún fraude astuto y ningún arte del engaño pueden forzarla a actuar, o hacerla fallar. Sólo puede ser puesta en acción por medio del pensamiento concentrado. El propósito verdadero de la ley de promedios es darle un plan de acción definido con el reaseguro absoluto de que la aplicación de su capacidad no puede fallar en producir resultados. Este aseguramiento le da la energía y la determinación de continuar.

Ley de promedios en acción. Esta ley no necesita un lugar favorable o un momento favorable para funcionar. Funcionará para cualquier persona, en cualquier momento, o en cualquier lugar. Requiere la concentración y la aplicación y ésto provoca pensamiento acelerado. Muchos pensamientos e ideas constructivos vendrán a usted como usted comience a aplicar la ley de promedios. Su capacidad de expresar estos pensamientos e ideas aumentará conforme como usted la vaya necesitando. Su destreza de aplicar la ley de promedios le dará muchas emociones y muchos cheques. Puede hacerle rico.

About these ads

Acerca de Marcela Palma

Marcela Palma marcelapalma.com Experta en Branding Personal - Mentora con varios años de experiencia en Negocios Multinivel y Networking. Apasionada del Crecimiento Personal y el Coach en Liderazgo. Se declara una mujer imperfecta y auténtica que ama la libertad y los desafíos. De firmes convicciones y una gran Etica de trabajo Profesional. Ella apuesta a pensar diferente y a diferenciarse. Marcela, es una emprendedora apasionada de los negocios por Internet. Su meta es ser mejor persona cada día y lograr el éxito en todos los niveles de la Vida para ayudar a la mayor cantidad posible de personas que quieran lograr lo mismo. Marcela cree que todos podemos ser felices y lograr nuestros sueños si decidimos descubrir, defender, alimentar y devolver al mundo una Vida con Propósito.
Esta entrada fue publicada en Ley de los promedios. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a La ley de los promedios

  1. armando dijo:

    me parece supremamente maravilloso lo que acabo de leer, pero necesito un poco mas de explicacion en cuanto a la aplicacion de la ley de los promedeios
    yo personalme nte , tengo mucha fé pero necesito mas claridad

    Armando Goez

  2. Jimmy Star dijo:

    La ley de los promedios señala que a mayor número de intentos fracasados, la probabilidad de éxito en el siguiente intento aumenta. Es decir, que cada vez que fracasas, la ley de los promedios te beneficia. De allí que la persistencia es el principio fundamental del éxito.

  3. rennyherbal dijo:

    de cada 10 veces que lo haces, funciona 1, tambien funciona al reves de cada 10 veces que aciertas fallas 90 veces, xq es una ley, a medida que va pasando los numeros mejoras tu habilidades, de manera que aumenta la efectividad.

  4. Agustin dijo:

    ME recuerda a la filosofia de Jim Ron en el Mercadeo de red.

  5. viry dijo:

    exCelente ley… de promedios… la vi en el libro de el vendedor mas grande del mundo… y esta excelenteee … es persistenciaaa… persiistir y persistir ……

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s